Ciudadania DigitalDestacado

¿Cómo nos mostramos en las redes sociales?

0

Por lo general creemos que nuestro perfiles en las redes sociales son algo privado.

Como lo tenemos en el bolsillo, es muy rápido publicar una historia para hacer catarsis.

Pero tenemos que pensar un poco antes de publicar, por que hay algunas cuestiones que nos pueden jugar en contra.

Primero tenemos la viralización. Nunca vamos a saber hasta dónde puede llegar lo que publicamos.

Una pelea en el aula puede quedar ahí si luego se piden disculpas entre los involucrados. Pero si alguien tomó una foto y la sube a la web, se entera toda la escuela, el barrio, la ciudad, y hasta el país y el mundo si la publican los medios de comunicación.

Imagínense que un joven japonés puede estar navegando en internet y se entera de lo que sucedió en esa escuela.

Por lo general, no podemos controlar el alcance e impacto de lo que publicamos en internet.

No podemos saber de antemano si alguien lo va a descargar y compartirlo. Inclusive otras personas pueden modificar lo que publicamos para seguir compartiendolo.

En Internet no existe el derecho al olvido.

Cuando alguien publica algo, por más que lo haga en privado, dejó de ser el dueño de esa información. No sólo que alguien puede guardarlo o tomar una captura, sino que los servidores de las principales redes sociales están en el extranjero. Así que borrar una publicación en un perfil no garantiza que la información esté borrada del todo.

Un ejemplo de este hecho es lo sucedido con Juan Sánchez.

Un niño que en un taller en las vacaciones de invierno es entrevistado por un noticiero de Bahía Blanca. El canal sube el video a youtube donde se viraliza en las redes sociales. Llamaba la atención por su forma de hablar, por su físico y por los artistas de los que era fan. Comenzó así un caso de ciberbullying, ya que el niño fue discriminado, acosado y parodiado hasta por famosos de la televisión argentina.
Los padres consiguieron que el Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires ordenara borrar los videos a Google y Youtube. Sin embargo, todavía se puede encontrar en video en el buscador.

Existe también una falsa sensación de anonimato.

En internet, personas que no discriminarían en la “vida real” se sienten incentivados a hacerlo.

Esto ocurre porque hay una falsa sensación de que lo que pasa en Internet no tiene efectos en la vida fuera de línea.

Recibí los nuevos artículos en tu email

Ingresá tu email para recibir las novedades.

No te preocupes, no soy spam.

En el mundo digital, no hay un registro del otro.

Si un estudiante se burla de otro en el aula, puede ver cuál es la reacción de la víctima.

En muchos casos, si la víctima reacciona mal o llorando, el victimario pide disculpas.

En cambio, en Internet no se puede ver de forma inmediata cómo reacciona la otra persona. Esto puede agravar la humillación, ya que el victimario o victimaria puede creer que no está afectado a la víctima.

La cuestión no es dejar de publicar en internet, sino pensar antes de hacerlo y ser responsables.

cristhianfink

Recursos para trabajar sobre Ciudadanía Digital con adolescentes

Previous article

Sobre mi

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *